Una serie de medidas desafortunadas: IVA 14%

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPrint this page
Autor: Paz Gómez (Coordinadora de Contenido e Investigación)

Con una evidente recesión económica y el costo que representa un desastre natural como el terremoto, la medida de incrementar en 2 puntos porcentuales el IVA no genera incentivos.

rafael-correa.jpeg


El incremento del Impuesto al Valor Agregado IVA en 2% es una de las medidas económicas tomadas por el gobierno para la recuperación y reconstrucción del terremoto. Esta decisión ha generado controversia en el país debido al análisis costo – beneficio y de eficacia sobre la medida. Al reflexionar sobre este tema surgen algunos pensamientos: ¿se podía evitar decisión tan drástica con otras condiciones?, si el aumento del IVA es la mejor opción y la más efectiva, ¿qué efectos genera esta medida?, y ¿cuál podría ser una alternativa viable y sostenible para afrontar la reconstrucción de las provincias afectadas?

Ahorro y prevención económica

El gobierno ecuatoriano poco ha hecho caso a la sabiduría del viejo refrán, “más vale prevenir que lamentar”, al dejar de aportar y liquidar los fondos de ahorro. Tomando en cuenta el auge petrolero en los años 2010 al 2013, el Ecuador tuvo la oportunidad de destinar un porcentaje de las ganancias a reservas internacionales o fondos de emergencia. Sin embargo, se tomó la decisión de potenciar el gasto público bajo el seudónimo de “inversión” pública con la construcción de grandes proyectos de infraestructura, de los cuales actualmente muy pocos están habilitados al cien por ciento.

Tomando como referencia al estudio realizado por Daniel Baquero Méndez y José David Mieles a inicios del año pasado, la reserva por ingresos extraordinarios de petróleo superaría los $7,000 millones de dólares. Mauricio Pozo, en cambio, comenta que “por lo bajo habría $10 mil millones”, y Pablo Lucio Paredes estima cerca de $16,000 millones.

1

Según el gobierno ecuatoriano, se estima que el costo de reconstrucción por el terremoto estaría entre $2,000 a $4,000 mil millones. Sea con la cifra menor o la mayor en los fondos de ahorro, el país habría tenido un crecimiento más sostenible, la crisis hubiese sido menos fuerte y habría recursos emergentes para enfrentar el desastre natural que vivimos. Por lo tanto, tal y como dice Pablo Lucio Paredes en su artículo, “un fondo calculado incluso de la manera más sencilla, hubiera sido de gran ayuda frente a la caída del precio del petróleo y al terremoto”.

Recaudación del IVA en tiempos de crisis

Mauricio Pozo ha señalado en varias entrevistas sus previsiones sobre los efectos por el incremento del IVA. Señala que la recaudación del IVA en el primer trimestre del 2016 ya tuvo una reducción del 20%, sin haber anunciado la medida actual. Es decir, la crisis económica ha sido determinante para la contribución de los impuestos, pues ahora se realizan menor número de transacciones que graven IVA. Por lo tanto, supone que el incremento del IVA generará un ingreso fiscal de $700 millones, a comparación del gobierno que espera recaudar al menos $1,000 millones a partir del IVA.

2También mencionó que “el IVA es un impuesto indirecto, regresivo, que afecta más a los que menos ganan. La proporción de pago, sea del 12% o del 14%, es sobre el monto de la transacción no sobre el monto del ingreso de la persona que hace esa transacción”. Por lo tanto, quienes tienen un salario menor sentirán más la ausencia de 20 o 50 dólares a quienes tienen un salario mayor y pueden afrontar el gasto extra.

Adicionalmente, el Servicio de Rentas Internas SRI confirmó el pasado 27 de abril que el incremento de los dos puntos porcentuales podría generar una contracción de la recaudación entre el 25% y 30%. La toma de decisiones para la reconstrucción del terremoto denota falta de análisis y estudio previo, pues el incrementar un impuesto presente en el 10% de productos en la canasta básica familiar y en el 58% de la canasta utilizada para calcular el IPC, aumenta también la recesión económica.

El incremento del IVA desacelera más la economía ecuatoriana, desincentiva el consumo de los productos gravados con IVA y promueve la evasión de impuestos así como la salida de divisas para adquirir aquellos artefactos en otros países, como ya se ha podido evidenciar  el feriado de la semana pasada cuando varias familias cruzaban la frontera para hacer compras en Ipiales. Esta medida afectará de forma directa e indirecta a las familias ecuatorianas, a los pequeños negocios (como las tiendas de barrio mencionadas en el análisis de Manuel González), a los emprendimientos, a la actividad económica y a los mismos afectados por el terremoto. ´

El gobierno está consciente que incrementar el IVA disminuye la actividad económica, pues por el otro lado decidió disminuir el IVA a 10% si se realizan transacciones con dinero electrónico debido a que busca mayor número de personas que adquieran esta modalidad de pago. Además, el gobierno no nos garantiza con un medio visible que los fondos recaudados serán utilizados para la reconstrucción, pues se ha negado la creación de un fideicomiso y el nivel de transparencia o rendición de cuentas están restringidas a regulaciones y leyes impuestas por los mismos oficialistas.

Existen otras alternativas

Al buscar soluciones para la recuperación y reconstrucción por el terremoto, Ecuador tenía dos caminos: más intervención o más libertad económica. La primera opción se refiere a que el Estado tomara el control sobre los fondos para la recuperación, desmotivara al sector privado a seguir colaborando de manera voluntaria y, como consecuencia, se generara dependencia de las poblaciones afectadas hacia el favoritismo del gobierno. En efecto, este es el camino que se tomó, no obstante había una segunda opción.

El Estado podía reducir su intervención y enfocarse en la ayuda emergente, al mismo tiempo que dar apertura económica para incentivar a los inversores extranjeros y nacionales a generar negocios, poner empresas y dar empleo a quienes sufrieron las consecuencias de este desastre natural. Por lo tanto, medidas alternativas eran: incentivos fiscales para empresas o personas naturales que inviertan en las zonas afectadas como la exención del impuesto a la renta, de las salvaguardias y del IVA; declarar zona franca a las provincias afectadas para promover la actividad comercial, otorgar otras facilidades a empresas que inviertan en las zonas como extensión de plazos de obligaciones, exonerar de trámites o permisos (agilitar procesos y abaratarlos) o reducción de intereses.

Conclusiones

A partir de hoy, 1 de junio, se aplica el aumento del IVA. Durante la última semana los ecuatorianos hicieron compras para abastecerse por un tiempo antes de esta medida, tanto en los negocios nacionales como en los países vecinos. Esta es una señal más que el IVA no generará las recaudaciones esperadas y adicionalmente afectará la economía de los ecuatorianos. El rol del Estado es garantizar seguridad y proteger los derechos de sus ciudadanos, sin embargo al no haber mantenido un fondo de ahorro por cualquier calamidad deja de garantizar seguridad económica, de empleo y de desarrollo. También deja de proteger los derechos debido a que obliga a una contribución más alta de impuestos, cuando el salario no aumenta y posiblemente disminuya o desaparezca por la falta de empleo, para enfocar los esfuerzos y los recursos solamente a las zonas afectadas.

El rol del Estado se reduce o se expande dependiendo de su nivel de intervención en la toma de decisiones y en la vida diaria de un país, por ejemplo, el gobierno ecuatoriano actual ha tomado la posta en la garantía y entrega de varios derechos sociales como subsidios que ahora se ven afectados por la emergencia nacional. Por lo tanto, no parece justo eliminar rubros que antes cubría el Estado y facilitan la vida de los ciudadanos. Lo mismo sucede con el incremento del IVA. El ecuatoriano debe decidir o al menos pensar si es justo que el sector privado y los ciudadanos asumamos las consecuencias de una serie de políticas económicas aplicadas durante los nueve años del último gobierno en el cual nos dejaron sin ahorros, despilfarraron los ingresos del auge petrolero, nos pusieron trabas para emprender e invertir y ahora encarecen la vida con medidas poco estudiadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *